Escrito en el muro de la ermita de Chang

.
Es primavera en las montañas.
Vine sólo en tu busca.
Entre las cumbres silenciosas
el eco de las hachas: talan árboles.
Los arroyos helados todavía.
Hay nieve en el sendero.
Bajo un sol indeciso
llego a tu choza,
entre las rocas oculta.


................................Nada pides, nada esperas.
................................No ves siquiera el halo que te envuelve,
................................vaga luz de oro y plata. Manso
................................como los ciervos que has domado.

................................Olvidar el camino de regreso.
................................Ser como tú, flotar,
................................barca sin remo, a la deriva.

..............................................................Tu Fu

.

9 comentarios:

ScrinS said...

Siempre que puedo entro en tus blog, te leo mucho una y otra vez, esta entrada cada día me parece más bella

Un abrazo

Patricio Bocca said...

Olvidar el camino de regreso.
Ser como tú, flotar,
barca sin remo, a la deriva.

Gracias

Albert Lázaro-Tinaut said...

He visto tu blog "japonés", con relatos excelentes, y ahora veo este. ¡Excelentes! Me añado a tus seguidores.
Un saludo cordial desde Barcelona.

紅葉 momiji said...

Muchas gracias por lo comentarios. Ahora mismo no tengo acceso fácil a internet. Disculpad mi silencio :)
Muchas gracias, de verdad. Un abrazo

Juan Carlos Durilén said...

Sin duda, un texto hermoso. Como la barca sin remo, a la deriva, flota el encanto de la poesía. Me sumo también a tus Seguidores.

Mi saludo inicial.

Toñi タンポポ said...

¡¡Qué preciosidad!! De verdad, es muy hermoso.

Un beso :-)

. .Konstantin (Constantino) Dimitrov said...

Hola Momiji:


Te envié un mensaje personal, no sé si lo has recibido.

Un abrazo,

Konstantin

紅葉 momiji said...

Pues me temo que no lo he recibido Konstantin.

Beatriz said...

!cuanta belleza!

Post a Comment